ATANACIO KIRCHER. JESUITA

Un buen año para Athanasius Kircher (marzo,2002)
Traducción y adaptación del artículo:Athanasius Kircher, Dude of Wonders, de SCOTT McLEMEE
Traducción al Español: Maestra Vilma Reyes
Este mes se cumplieron los 400 años de Athanasius Kircher, el erudito jesuita — que, ya para su muerte en 1680, había publicado suficientes trabajos enciclopédicos como para llenar una biblioteca pequeña. Pero ahora – contrario a siglos anteriores en los que su reputación mundial había disminuido agudamente y que su nombre era motivo de broma para los pocos que lo recordaban, su destacada carrera es celebrada meritoriamente.
El jueves pasado, en un simposio en la Universidad de Nueva York patrocinado por el Instituto de Nueva York para las Humanidades, los expertos se reunieron para reflexionar en torno a una pregunta que los historiadores de generaciones pasadas no se ocuparon en enfrentar: ¿Fue Atanasio Kircher el hombre más interesante de su época o qué?
El consenso no admite ambigüedades: Athanasius Kircher era, verdaderamente, una persona interesante. Un tipo fascinante. El simple hecho de mostrar sólo alguno de sus logros dejaría a cualquiera con la boca abierta. Sacerdote jesuita alemán, sirvió como profesor de matemáticas en el Instituto de adiestramiento Jesuita en Roma. Apodado “el maestro de las cien artes,” Kircher conoció también las docenas de idiomas, inclusive chino y copta.
Sus tratados científicos — estudiados con interés por eruditos (católico romano y de otro modo) alrededor del mundo – incluyen trabajos sobre acústica, astronomía, química, mineralogía, óptica y [medicina]. Publicó ademas algunos sobre la erudición más remota del antiguo Egipto. Sus teorías acerca del jeroglífico resultaron equivocadas en su mayoría, pero su amplia visión y atractivas ideas lo convirtieron en pionero reconocido.
Y por casi un siglo después de su muerte, ningún viajero experto hubiese considerado que un viaje a Roma estaba completo sin una visita al museo del Padre Kircher: una colección de artefactos antiguos y bestias disecadas (inclusive criaturas exóticas como el cerdo hormiguero) así como las propias invenciones del maestro. Había, por ejemplo, una estatua cuyos ojos y labios se movían asombrosamente hacia los visitantes, quienes momentáneamente se sobresaltaban al percatarse. (Un ayudante oculto operaba el proto-robot.)
Kircher no solo era un erudito, sino también una clase de aventurero intelectual. Llegó a entrar en la boca de un volcán activo, y publicó una cuenta viva de lo que vio:
“El área entera fue encendida por los fuegos, y el sulfuro y el betún que brillaban intensamente produjeron un vapor intolerable. Era justo como el infierno, careciendo solamente de los demonios para terminar el cuadro.”
Examinando la sangre de las víctimas de la plaga con un microscopio, Kircher desarrolló lo que para entonces pudo parecer una teoría extraña: La enfermedad puede ser causada por organismos muy minúsculos que se incorporan al cuerpo desde el exterior.
Aunque Kircher fue el intelectual más respetado de su iglesia, con el completo respaldo del Papa, algunas de sus investigaciones intelectuales desafiaron los mismos límites del pensamiento aceptable. Sus teorías cosmológicas, por ejemplo, parecían compatibles con las ideas de Copernicus y de Galileo.
La inquisición elaboró un documento interno en el que enumeraba los pasajes más preocupantes por si las dudas.
Partes de ese documento son citadas por Ingrid D. Rowland, profesora de Humanidades en la Academia Americana en Roma, en “The Ecstatic Journey: Athanasius Kircher en Roma barroca”. El catálogo fue mostrado en la primavera de 2000 en la Biblioteca Universitaria de Chicago. El año siguiente, la biblioteca de la universidad de Stanford publicó su propio catálogo, el gran arte de saber: La enciclopedia barroca de Athanasius Kircher, junto a una exposición y conferencias. (Stanford conserva una colección casi completa de sus libros y de trabajos escritos en torno a él, incluyendo los de sus estudiantes.)
Aunque el jesuita erudito figuró brevemente en la novela de Umberto Eco, La isla del día de antes, (Harcourt Brace, 1995), su redescubrimiento en los Estados Unidos es estrictamente un fenómeno del siglo 21.
Los volúmenes de Chicago y de Stanford, aunque han hecho serias contribuciones al campo de la erudición Renacentista, apenas representan para los no especialistas un atractivo irresistible por los cuadros. Kircher, quien gozó de patrocinio papal y secular, podía permitirse el lujo de que su trabajo fuera ampliamente ilustrado en grabados. Sus libros están repletos de imágenes impactantes, una sección representativa de su fértil curiosidad. Hay cuadros de momias, de tarántulas, de ciudades imaginarias, de ideogramas chinos, de dispositivos mecánicos complejos, y de las estructuras básicas del cosmos, entre otras maravillas.

En un simposio de NYU, cualquier rastro de la reserva académica se desvaneció según la audiencia observaba las grandiosas y en ocasiones desconcertantes imágenes, proyectadas en una pantalla detrás de los conferenciantes. “Athanasius Kircher escribió, en latín refinado más libros de los que cualquier erudito moderno pueda leer” dijo Anthony Grafton, profesor de historia de la Universidad de Princeton. “En el tiempo de los genios matemáticos, él fue el más genial de todos”. El lector moderno que indaga en “El tambaleante extraño continente oscuro de los trabajos de Kircher, encuentra en él, dice Grafton, “el ambiente para un cuento de Borges jamás escrito”.
En una extensa conferencia pronunciada en Stanford el año pasado, el Sr. Grafton presentó una dimensión del mundo intelectual de Kircher desconocida por las últimas generaciones de lectores: La empresa perdida de vista hace mucho tiempo, conocida como “cronología.” Los eruditos dedicaron grandes esfuerzos en recopilar una sencilla y continua narrativa de la historia de la humanidad – con la Biblia, por supuesto, como el marco básico. No obstante, debido a que los hechos registrados por historiadores griegos y romanos no representaron desafío suficiente, los cronologistas se enfrascaron en una lucha con el crecimiento constante de nuevos datos: la información divulgada por los exploradores. ¿Si mediaban 2, 500 años entre el diluvio de Noé y el nacimiento de Jesucristo, como se podrían explicar antiguas civilizaciones como por ejemplo Mesopotamia o las selvas del Nuevo Mundo?
“A finales del siglo 16 y principios del 17″, afirmaba Grafton, “Este fue [la cronología] el campo intelectual más extraordinario en Europa.” Alrededor del 1600, el primer estudio de investigación conocido de una universidad, fue creado específicamente para el avance de estudios cronológicos. Según Grafton, Kircher fue bien versado en esta disciplina. Ella formó la base de sus especulaciones en torno al antiguo Egipto y China. (Aunque nunca viajó a China como él deseaba, su estudiante Martino Martin, sí; esto contribuyó a que Kircher continuara haciendo avances en sus estudios sobre la sabiduría oriental incluyendo el primer encuentro Occidental con los anales de la antigua historia China).
Un análisis concienzudo del trabajo de Kircher sugiere que él pudo haber ponderado dudas sobre la exactitud literal de la narrativa bíblica. “sentándose en la ciudadela de los soldados de Dios,” dice el Sr. Grafton del profesor jesuita, “él forjó su propia visión dentro de un sentido histórico que era radical e innovador, un descubrimiento del pasado desplegado en tiempos muy remotos.”
En una discusión en torno a la relación del prolífico autor con sus lectores, Paula Findlen, profesora de historia en la universidad de Stanford, precisó que Kircher fue “el primer erudito con una reputación global” -sus libros fueron aguardados con impaciencia tan lejos como Rusia y las Américas.
Uno de los lectores más devotos de Kircher fue la brillante mexicana de letras, Sor Juana Inés de la Cruz (considerada una de las personas más doctas del Nuevo Mundo). Ella dibujó el trabajo de Kircher en su poesía. La Profesora Findlen expuso diapositivas de un retrato de sor Juana, en el cual la monja está parada frente a una imponente pared de libros y en el lomo de uno de los volúmenes está inscrito: Los trabajos de Kircher. Quizás era una broma del pintor. Después de todo, como Findlen precisó, cualquier edición de sus trabajos habría funcionado a 54 volúmenes, la mayoría de ellos importantes. Sin incluir las cartas de Kircher a los príncipes, a los papas, y a sus compañeros.
Michael Juan Gorman, conferenciante en el programa sobre ciencia y tecnología en Stanford, divulgó un proyecto internacional sobre la correspondencia de Kircher disponible en la Web. La mayoría de los mensajes recibidos, incluyendo cartas de más de 700 corresponsales, en numerosos idiomas, son conservadas por la Universidad gregoriana pontifical en Roma (uno de los participantes del proyecto en línea). Se están dirigiendo esfuerzos hacia la compilación de todas las cartas de Kirchers, dispersas en la actualidad en bibliotecas y archivos alrededor del mundo.
En la presentación final de la tarde, David Wilson, director del Museo de Tecnología Jurásica en Los Ángeles, describió los esfuerzos por restablecer el legado de Kircher para el campo de la museología. Wilson denomina la colección: “Pequeño museo de historia natural con énfasis en curiosidades e innovaciones tecnológicas” -una descripción apropiada para el museo de Kircher, que en su tiempo fue muy famoso.
Después de abrir sus puertas en 1989, Wilson comenzó a oír sobre el gran genio matemático e inventor, de parte de los eruditos que visitaban el museo.
Wilson no pudo demostrar a sus visitantes las maravillas kircherianas como los huesos de una sirena, pero su exposición reprodujo un sinnúmero de las invenciones del maestro. Quizá lo más hermosamente elegante y eficiente en diseño fue su reloj de girasol. Kircher flotó un girasol en una tina de agua y le pegó una aguja en el tallo que señalaba la hora marcada en el borde del dispositivo, mientras que la planta rotaba libremente para seguir el sol a través del cielo.
¿Cómo es que un titán de la erudición, una vez conocido alrededor del mundo descendiera a los niveles fuera de la vista? ¿Y por qué su caudal de información e imaginación exótica tiene tal atractivo hoy?
Grafton observa que la era del predominio de Kircher como héroe cultural,del siglo dieciciete, vio también el alza de las tendencias intelectuales que enterrarían rápidamente la erudición salvaje-y-lanosa del jesuita. René Descartes proporcionó una metodología que ayudó a convertir a la ciencia natural en un campo de la investigación racional, más que de sobresaltos maravillosos. Por el décimo octavo siglo, casi nadie molestó con los esfuerzos laboriosos de crear una historia universal de la humanidad construida alrededor de las Sagradas Escrituras. La “cronología,” dice Grafton, “se convirtió en sinónimo en la edad de la razón de pedantería sin sentido y de esfuerzos absurdos para solucionar problemas sin solución. El mismo nombre de la disciplina parecía, y parece exigir el adjetivo ‘ mero.’ ” Y la filosofía “magnética” de Kircher – así como sus interpretaciones de los jeroglíficos egipcios y los depósitos de la sabiduría científica y filosófica profunda de los antiguos — sonada como hocus-pocus.Pero incluso, sus vuelos eruditos más extravagantes están siendo rescatados de lo que E. P. Thompson llamó una vez: ” La enorme condescendencia de la historia”.Como Umberto Eco escribió, Kircher era “el padre de la Egyptología”, a pesar del hecho de que su hipótesis principal era incorrecta. Siguiendo una hipótesis falsa él recogió el material arqueológico verdadero.”Y la profesora Findlen, conocida durante su charla sobre sor Juana, acuñó una vez un neologismo: “kircherize” para referirse al sentido del entusiasmo intelectual generado por los trabajos del gran erudito — de tapar su cerebro en una rejilla extensa de los datos, chisporroteo con la energía creativa, brillando intensamente con posibilidades nunca antes imaginada
Nota:Agradezco a la compañera Vilma Reyes la excelente traducción. Había pensado rehacer la vida del Gran Jesuita Atanacio, pero encontré en este artículo que lo expone bien, sin embargo no renuncio a escribir sobre este genio que todavía nos asombra. Dr. Rubén García García

2 comentarios

  1. hola Dr Ruben Garcia Garcia, ojala alguin pudiera ayudarme soy estudiante y realizo como parte de mi formacion academica un blog respecto a kircher y el mundo de los bestiarios dentro de este trabajo necesito realizar una entrevista sobre kircher ojala usted pudiera ayudare en verdad lo agardeceria muchisimo

    • Te felicito. Pero yo llegue a él, por una lectura acerca de los microbios. Después me enteré del genio de este hombre que en realidad es fascinante. En verdad no creo ser la persona indicada, debe de ser una persona realmente estudiosa de su biografia.
      Gracias por la invitación y un abrazo Rub

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: