Doña Licha y su bebé

 

¡Doctor, doctor!, ¡El niño no respira! Me lo dijo a gritos el mozalbete. Dejé a los estudiantes, a quienes les impartía la clase de Biología en la naciente secundaria de Coxquihui y salí corriendo, tomando el atajo para llegar a mi consultorio, donde Doña Licha – la mamá- ya instruida, le daba con el dedo índice masaje al corazón del bebé de quince días de nacido.

Ese niño había llegado a deshoras, la madre con poco más de cuarenta años, nunca pensó que la providencia le diese otro hijo. Dos días antes llegó al consultorio diciéndome que los cólicos al recién nacido no se le quitaban. Habían probado remedios caseros y hasta algunas gotas que un dentista  había recomendado. Después de observarlo detenidamente y por su edad, sospeché que el niño podría tener un Tétanos.

 Coxquihui en aquel tiempo estaba incomunicado, había que recorrer de tres a cuatro horas a caballo y después otro tanto para llegar a la ciudad de Papantla o Poza Rica. O bien esperar a que bajase la avioneta si el tiempo lo permitía. El pronóstico de dicha enfermedad en ese medio o en cualquiera sigue siendo grave, pero en aquel tiempo era mucho más.

Hablo de mil novecientos setenta y dos.

¿Qué me hizo aceptar un reto de tal envergadura, si lo más sencillo era decirles a los padres que se lo llevaran a un Hospital? No lo sé.

Si volviera a estar en una situación similar, les diría: “esto no puede tratarse aquí, requiere de especialistas y de cuidados intensivos”.

El bebé estaba grave. Y a los ojos de los padres debieron verlo más. Recuerdo que llegó el cura Panchito y luego Mario Aldama y en el consultorio fue bautizado con el nombre de Mario. Don Servando, su papá, me dijo: “no lo llevaremos a la ciudad, se lo encomendamos a Dios y a Usted Doctor”.

 Quizá esa fue la motivación y hablé con la mamá, que la necesitaba al lado del bebé. Las contracciones eran tan fuertes que el niño dejaba de respirar y el corazón se detenía por lo que tuve que adiestrarla en reanimación, cada vez que eso  sucediese al nene. ¡Qué mejor enfermera que la mamá!

Recuerdo que me cuestionaba: si el niño tiene contracciones musculares, debería responder a sustancias como el metocarbamol. Ésta sólo se presentaba en tabletas. Para ese momento yo tenía al bebé con soluciones intravenosas, antibióticos- penicilina cristalina- y doña Licha se sacaba la leche y la daba con un gotero, pues no podía mamar. Teníamos también botellas de agua caliente a toda hora, pues en las madrugadas bajaba la temperatura en aquel pueblo de la montaña. Todos los días se aseaba del muñón umbilical.

Cómo llegué a deducir que el Diazepam podría servirme, no lo sé. Pero recuerdo haberme dicho: si diez miligramos sirven para un sujeto de 60 Kg, ¿cuánto tendré que ponerle al bebé? Tenía muy presente que la sustancia es altamente irritante para las paredes venosas, así que la diluí en suero y se la instalé gota a gota. Fue increíble: el número de veces que dejó de contraerse se redujo a una o dos en el día. Sabía de antemano que era imprescindible no descuidar la hidratación, la alimentación, el suministro de antibióticos y por supuesto la Antitoxina que se habían mandado a traer de la ciudad Creo que el amor de la madre, los rezos que ella hacía, fueron insubstituibles para que el infante cruzara la delgada línea que hay entre la vida y la muerte.

Un día llegó Doña Licha y me presentó a su hijo… un muchacho enorme. Lo saludé y lo abrace como un hijo mío que no hubiese visto. En alguna ocasión me dijo su mamá: le debimos de haber puesto Rubén, yo creo que Diosito lo mando a estas tierras. Yo me quedé pensando, que no en todos mis pacientes tuve aciertos y en uno de ellos aún bajo la cabeza y pido perdón a la madre por no haberlo salvado.

15 comentarios

  1. ES UNA HISTORIA MUY INTERESANTE, COMO A VECES PODEMOS LLEGAR A SENTIR ALGUN APRECIO POR LOS PACIENTES. EL VER EL AMOR DE LAS MADRES HACIA LOS HIJOS ES IMPRESIONANTE SIEMPRE ESTAN AHI CUANDO MAS LO NECESITAMOS. Y TAMBIEN LA CONFIANZA DE LOS PADRES EN EL DOCTOR Y EN DIOS TRAS SABER QUE SU HIJO ESTABA MUY GRAVE.
    ME AGRADO MUCHO LA ANECDOTA.
    SALUDOS

    • El amor de una madre es profundo. siempre hay que hacerle caso a una madre. Cuando te dice es que mi hijo no es así, uno debe de creerle y abrir la el entendimiento y escuchar… gracias por comentar

  2. UNA GRAN ANECDOTA, ES MUY IMPRESIONANTE COMO LOS PADRES CONFIAN EN UN MEDICO PARA DEJAR EN SUS MANOS LO MAS VALIOSO QUE PUEDEN TENER ESPERANDO SU RECUPERACION SABIENDO QUE EN POCOS CASOS SE PUEDE DAR Y AUN ASI NO PIERDEN LA FE, ME IMAGINO COMO SE DEBE SENTIR AL HABER SALVADO UNA VIDA Y LO AGRADECIDOS QUE QUEDARON LOS PADRES DE ESE NIÑO CON USTED, MUY BIEN HECHO….

  3. es una historia que suena inpresionante, por se ven tantos doctores que sin un hospital y una enfermera aun lado no hacen nada, a mi en lompersonal me gustaria ser de esos doctores que aunque no simpre ecertare lo intentarey trtare de ponerle todo mi empeño en todo lo que haga.

  4. Muy interesante su anecdota dr. la verdad son de esas historias que valen la pena vivir y por la que uno se siento orgulloso de ser medico, tambien como los padres confiaron en usted, como podemos llegar a ser una gente respetable entre la comunidad.

    Me gusto mucho esta anecdota.
    Muchas felicidades dr.!!!

  5. hola dr!!!!!!!!!!!!
    Su anecdota esta muy linda y sobre todo muy conmovedora por que sin tener los recursos usted salvo a ese bebe usted en clase nos dice que muchos kisieramos ser especialistas y si… por k no? pro cuando hay historias komo estas que nos llegan dan ganas de estar con las personas k mas nesecitan y que sobre todo k con una sonrisa t paguen todo tu esfuerzo creo que esa es al labor del dr. por que no hay peor koza k ver a una madre sufrir por su hijo y o poder hacer nada….

    • Stephani un error del médico es perder la Empatía, es decir, no tener la capacidad de ponerse en los zapatos del paciente. Recuerda que un médico sera en el futuro un paciente.

  6. HOLA DOCTOR
    Me parece muy interesante su anecdota y tambien es un bonito aprendizaje, ya que usted nos esta brindando la oportunidad de aprender de sus vivencias. La verda me conmueve mucho esta anecdota y mas su pesamiento final, y pues la verdad nadie es perfecto y como una persona me dijo un dia LOS DOCTORES NO SOMOS DIOS, SINO SOLO SU INSTRUMENTO

    • Mil gracias Sara, la idea es comunicarles lo que me sucedió en un pueblo donde carecía de todo, pues en aquellos tiempos no había liz, ni unidad de salud. ni nadie quien me acompañase. Hoy las cosas han cambiado para fotuna de ustedes.

  7. De una emotividad asombrosa. Se necesitan médicos como este que sean héroes. Muchas gracias por regalarnos este relato lleno de profundo y desinteresado amor a la vida.

    • Gracias amiga Meche. Eso deseaamos los maestros que nuestros alumnos sean mejores que nosostros. un abrazo y gracias por leerme

  8. hola

    pues como ya le habia dicho, escribe usted muy bonito, y yo me imagino que si ha de ser muy gratificante el hecho de que te den las gracias de algo y much mas el hecho de que pasado el tiempo, ese alguien al que le saalvaste la vida, vuelva y lo veas como una persona mayor, que esta ahi, y que pudo no haberlo estado.

    bueno son cosas que suceden, y asi como hay vivencias exitosas , tambien las hay un poco – no malas- solo que son quiza casos que acontecen simplemente porque asi tenia que ser.

  9. Hola Dr. Ruben…. este es me segundo comentario… Creo que estoy ya curada de la cibertimidez… jajajaja

    La anecdota anterior me parecio muy hermosa (aclaro que no es la primera… ya lei la de un niño atravesado) … no solo por la dificultad del casos y de las condiciones a las cuales un medico de comunidad (usted) tiene (tuvo) que enfrentarse para realizar su trabajo, si no tambien por la confianza de los padres de haber le confiado la vida de ese pequeño (ahora un hombre).
    Esta anecdota es un ejemplo inspirador para todos nosostros y mas para los estudiantes de medicina, los culaes tenemos un laaaaaaaaaaargo camino aun por recorrer.
    Por ultimo quisiera decir Dr que no debe arrepentirse nunca de su pasado… recordemos que el medico no es dios… solo es un pobre mortal instruido en el arte de la salud… jejejeje.

    • Un médico en la comunidad Reyna debe de estar bien preparado. Debe de quedarle claro, que es lo que NO DEBE DE HACER. Desde el punto de vista de conocimientos médicos, jerarquizo el aspcto clínico. Si un médico no es capaz de ofrecerle a sus pacientes un diagnóstico certero, luego entonces no podrá curar y si eso se sabe en la comunidad, seguro que los pacientes preferirar ir a ver a otro médico o al curandero más próximo. El médico debe de ir a la comunidad con muchas habilidades, asi que a prepararse lo mejor posible… un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: